PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    


psicologia



Hay momentos en la vida que hay que pararse a pensar y reflexionar. Y cuando se tiene un mal día, y todo se ve nnegro, que se piensa que no hay salida, es bueno que alguiiente tienda la mano y te de uan lección, porque tendemos a pensar que la culpa de lo que nos pasa reside en los demás, y muchas veces no es así.

Os dejo estas reflexiones que me han gustado mucho!

 

“Ten cuidado con tus pensamientos; que se volverán palabra.

Ten cuidado con tus palabras; que se volverán actos.

Ten cuidado con tus actos; que se volverán costumbres.

Cuidado con tus costumbres; que será tu carácter.

Cuida tu carácter, que será tu destino, será tu vida….”

LA VIDA ES UN JARDIN

Lo que siembres en ella, eso te devolverá. Así que elige semillas buenas, riégalas y con seguridad tendrás las flores más hermosas.

Cada acto, palabra, sonrisa o mirada, es una simiente.

Procura, entonces, que caiga tu simiente en el surco abierto del corazón de los hombres y vigila su futuro.

Procura, además, que sea como el trigo que da pan a los pueblos,

y no produce espinas y cizaña que dejan estériles las almas.

Muchas veces sembrarás en el dolor, pero esa siembra traerá frutos de gozo.

A menudo sembrarás llorando, pero, ¿quién sabe si tu simiente no necesita del riego de tus lágrimas para que germine?

No tomes las tormentas como castigos. Piensa que los vientos fuertes harán que tus raíces se hagan más profundas, para que tu rosal resista mejor lo que habrá de venir.

Y, cuando tus hojas caigan, no te lamentes; serán tu propio abono, reverdecerás y tendrás flores nuevas.

Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada es una simiente. Procura hacer siempre: “una siembra de amor”,

Somos el producto de lo que pensamos y sentimos. Por lo tanto, mucho de lo que nos sucede en nuestra vida cotidiana, está influenciado por nuestra propia fuerza interior,

El antídoto contra la mala suerte” está en cada persona, en su forma de ser y de vivir, en la manera como canaliza las energías que están dentro de sí mismo, y sobre todo, en la forma como trasmitimos esas energías a las personas que están cerca de nosotros.

Si afirmamos permanentemente y con absoluta fe, cosas positivas, eso será lo que logremos, ya para nuestra salud, trabajo, familia, amigos, y todo cuanto con un buen propósito queramos que Dios nos conceda.

El poder de la fe que pongamos en todo cuanto pidamos será determinante a la hora de recibir Sus gracias y bendiciones”

 

tst


Los especialistas te pasan estrategias psicológicas para que tu dieta no fracase.

NO SE SIRVA NUNCA DOS VECES

Si usted está dotado de un buen sentido de la observación, manténgase alerta cuando esté en la mesa con amigos o en un restaurante, y repare en los individuos que le parezcan más flacos. No tardará en constatar que jamás repiten el mismo plato. Haga lo mismo, sírvase abundantemente sabiendo que no habrá segundo plato. Comerá con mejor apetito, y podrá tomarse mejor el tiempo.

DEJE SIEMPRE ALGO EN EL PLATO

Trate de dejar el equivalente al último bocado. Piénselo antes de servirse, y sírvase un poco más de lo que acostumbra. Esta baliza puesta en su camino le servirá de punto de referencia y de señal luminosa. Cuando vea este último bocado en el centro de su plato sabrá que participa activamente en su adelgazamiento. Es su mínima parte de bloqueo y su importancia va mucho más allá de las pocas calorías que encierra ese bocado. Por este precio irrisorio, tendrá la satisfacción de saber que está firme, y esa firmeza sostendrá todos sus esfuerzos futuros. Además, será muy incoherente volver a servirse si usted sabe que su plato no está totalmente terminado.

BEBA ABUNDANTEMENTE MIENTRAS COME

Algunos especialistas afirman que beber mientras se come es útil para la persona que desea bajar de peso, por dos razones:

El agua actúa como líquido que llena.

Beber mientras se come permite interrumpir por un momento la absorción de alimentos sólidos.

tst