PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    


Como bajar la fiebre de forma natural



No es por casualidad que cuando tenemos fiebre nos guste ponernos un paño mojado en la frente. El tacto fresco y húmedo del trapo en contacto con el cuerpo caliente nos calma y nos refresca. Pero, además, una compresa o un vendaje frío estimulan la irrigación cutánea, tranquilizan el sistema nervioso y alivian los dolores y espasmos. Sin embargo, hay veces en las que no es suficiente.

En estos casos podemos recurrir a algunas plantas con las que prepararnos una cataplasma, que aplicada después sobre la espalda, cuello, brazos o frente, nos ayudará a reducirla calentura. De todos modos, hay que tener en cuenta que la fiebre es una acción de defensa de nuestro organismo, una reacción de lucha de las células ante un virus o un agente infeccioso. Así, no hay que alarmarse, ya que se trata de un proceso necesario por el que el cuerpo debe pasar para eliminar a los "agresores".

SUSTANCIAS QUE CURAN

La naturaleza nos ofrece un buen número de hierbas curativas con acción antitérmica. Estas son adecuadas para controlar la temperatura corporal y evitar así que ésta suba demasiado. Algunas de ellas son las siguientes:

ARCILLA: además de tener numerosas aplicaciones en cosmética, el barro es un remedio efectivo para descongestionar y desinfectar. Tiene virtudes refrescantes, antiinflamatorias, calmantes y absorbentes, que le permiten recoger gran cantidad de calor del cuerpo, al expulsar las toxinas que hay en nuestra piel, y ayudar en la sudoración, tan necesaria en procesos febriles.

SAÚCO: se utiliza para tratar la fiebre, y también para afecciones respiratorias como la gripe, la bronquitis y los catarros.

CALÉNDULA: el ungüento con esta planta debe frotarse contra el pecho varias veces al día, hasta que la fiebre desaparezca.

CARDO SANTO: sus capullos espinosos se componen de benedictina, una sustancia que le otorga la acción febrífuga y sudorífica.

JENGIBRE: sus aceites volátiles lo convierten en un excelente tónico circulatorio, capaz de estimular el sudor y el riego sanguíneo.

MANRUBIO: sus hojas son capaces de combatir fiebres infecciosas, intestinales y sanguíneas, así como también la fiebre de Malta y la malaria.

MILENRAMA: sus flores azules poseen virtudes antiinflamatorias y la convierten en un buen analgésico para tratar la fiebre, los espasmos, las convulsiones y los escalofríos.

CEBOLLA: es una eficaz protección contra la fiebre y las infecciones. Para preparar una cataplasma, se pone media cebolla en 6 cucharadas de aceite durante 5 minutos, se derriten 20 g de cera y se mezcla todo. Luego se debe aplicar sobre el pecho y la frente, realizando suaves masajes.

BORRAJA: la infusión de sus flores es un poderoso reductor de fiebre, ya que facilita la sudoración, alivia los estados febriles y depura el organismo de las sustancias de desecho. A nivel externo, calma el calor del cuerpo y las infecciones de la epidermis.

ROMERO: este arbusto tiene propiedades estimulantes sobre el sistema nervioso y circulatorio. En forma de cataplasma es un vigoroso antiséptico y analgésico.

OTROS REMEDIOS:

Una buena solución para combatir la fiebre consiste en colocar patata cruda rallada sobre el estómago e ir cambiándola cada vez que ésta se seque, así se va reduciendo la temperatura. También es conocido el ungüento de arcilla o de cebolla en rama machacada que se pone en la planta de los pies.

Tags: